Equipo 5 | espacios de cocina

  

 “Espacios de cocina”

 

 

DISTRIBUCIÓN DE ESPACIOS EN LA COCINA
  


  

Al determinar la distribución de muebles y espacios en la cocina es fundamental que sea un espacio práctico. Los amplios espacios para trabajar, la delimitación de zonas y la elección de muebles para almacenaje harán de cocina un lugar apto para la preparación de alimentos.  

La cocina se divide en 4 zonas principales:
Sección de fuegos. Ahí se encuentran la estufa y el horno. Es recomendable que sitúes en esa misma zona el horno de microondas, y que tengas disponible un enchufe por si quieres usar un horno eléctrico u otros electrodomésticos.
Sección de aguas. Es donde se sitúa el fregadero y los filtros de agua. Lo ideal es que garrafones y refrigerador se acomoden en esta área.
Sección de almacenamiento. Comprende la alacena y los lugares para guardar vajillas y otros utensilios. Esta sección suele estar distribuida en toda la cocina, pero si puedes situarla en un espacio fijo, qué mejor.
Las primeras dos secciones requieren amplios espacios de trabajo para poder picar, mezclar y preparar. La cocina es una estancia donde es indispensable contar con plataformas para asentar platos u ollas, por lo que se recomienda que esté libre de adornos no funcionales. En cuanto a la zona de almacenamiento, debes situarla lo suficientemente alejada de la sección de fuegos para evitar accidentes.http://www.okdecoracion.com/distribucion-de-espacios-en-la-cocina/  

Se debe analizar el espacio disponible, el cual se sub.-divirá para alojar los diferente elementos que componen la cocina, por ejemplo; se debe buscar un área de almacenamiento. Es recomendable que divida la cocina en cuatro áreas: 

• El área de almacenamiento.
• El área de fuego.
• El área de aguas.

• El área de comer.  

 A través de estas áreas se debe terminar que tipo de elemento corresponde a cada zona y ubicarlo de forma organizada y lógica. En cada una de estas zonas se debe dejar un área de trabajo para facilitar el desenvolvimiento del usuario, por ejemplo, en el área de cocción, se debe dejar un espacio de 40 cm. en cada extremo de la plaza o http://www.arqhys.com/construccion/buena-distribucion-cocina.html 

  

TIPOS DE COCINAS:
  Cocinas de gas 

 


  

Convencionales:
Se trata de una placa de acero inoxidable con quemadores de llama, aunque también pueden tener tres quemadores de llama y uno eléctrico. Cada fogón se diferencia en la potencia de la llama y los modelos más completos disponen de un dispositivo de autoencendido y un sistema de seguridad que corta el flujo de gas si la llama se apaga. También las hay de dos quemadores, e incluso de un quemador a gas y otro eléctrico, interesantes para cocinas pequeñas o segundas viviendas.  

Ventajas: la más económica de todas, tanto por el precio de la placa como por el del gas o butano. Cualquier batería de cocina sirve (acero inoxidable, barro, especiales para vitrocerámicas, etc).
Desventajas: en las de butano hay que cambiar la bombona cada cierto tiempo y de tener otra disponible en casa. La limpieza de las placas de gas resulta más ardua y engorrosa que la del resto. Los mandos no están integrados, con lo que se complica más su limpieza y es más fácil que se acumule suciedad a la que es difícil acceder. Tienen que pasar inspecciones periódicas. Los precios oscilan entre 100 y 260 euros.  

De gas-cristal:
Se diferencian de las anteriores en que su base no es metálica, sino de vidrio o similar. Resultan más estéticas y modernas, pero poseen las mismas ventajas e inconvenientes que las tradicionales de gas. Son más caras: a partir de los 160 euros.  

Vitrocerámicas
Placa vitrocerámica eléctrica:
Transmiten el calor de abajo hacia arriba, no de manera horizontal, con lo que se pierde menos calor y hay menos riesgo de quemaduras por contacto con las partes exteriores a las zonas de cocción. Requieren recipientes con base plana para sacarles el máximo rendimiento. Hay placas que combinan focos de vitrocerámicas de distinto tipo (ejemplo: dos focos de inducción y dos Hi Light). También las hay de sólo dos focos, de tamaño más reducido.  

Ventajas: fáciles de limpiar y mantener, seguras (se apagan solas porque incluyen un termostato que controla el calor, manteniendo siempre una temperatura media).
Desventajas: algunos tipos de vitrocerámica son todavía algo caros. No sirven todos los tipos de recipientes.  

Tipos de vitrocerámicas:
De inducción. Funciona por ondas magnéticas El calor se genera de manera instantánea , el tiempo necesario para la cocción es inferior al del resto de aparatos y su consumo menor. Estas placas no queman si se tocan cuando están encendidas porque debajo del cristal no hay ninguna resistencia, tan sólo una bobina que crea un campo magnético que atraviesa el cristal. Resultan, pues, recomendables cuando hay niños en casa. Las de menor consumo de todos los tipos de placas. Cuestan entre 650 euros y 1.300 euros, según el modelo y tamaño. Son las que probablemente sustituirán a las placas Hi light, aunque los precios deben bajar más para que así suceda.
Halógenas. Utilizan focos halógenos como elemento generador de calor y su respuesta es muy rápida, aunque no inmediata. Su utilización requiere mucha potencia y, por tanto, mayor consumo.
Radiantes. Las más económicas y las que menos se venden actualmente, al haberse quedado obsoletas. El calor se genera a través de las resistencias radiantes, fabricadas a partir de aleaciones metálicas de forma helicoidal o espiral, que van fijadas en un soporte de material aislante. A partir de 350 euros.
Placas Hi-light. Se han impuesto de manera abrumadora frente a las radiantes, que fueron las más utilizadas hasta que aparecieron las Hi-light. También se conocen como las placas rápidas y están formadas por resistencias onduladas que calientan con mayor rapidez que las radiantes. Son las más habituales en las casas. El precio varía desde 255 euros hasta 500.  

Vitrocerámicas de gas:  

Este tipo de vitrocerámicas funcionan a gas. Son mucho más caras que las eléctricas, pero ahorran en el recibo de la luz, principal inconveniente de las otras. Su oferta es limitada, probablemente debido a su elevado precio (cuestan alrededor de 100 euros frente a los 250 euros de las eléctricas) y a su baja eficiencia energética.  

Cocinas eléctricas
  

Cocinas eléctricas tradicionales. Los fuegos son placas metálicas de hierro fundido de diferentes tamaños y potencia que se pueden graduar en función de las necesidades del usuario. Es habitual que uno de los focos sea ‘rápido’ y se caliente en menos tiempo. También es frecuente que se combinen focos eléctricos y quemadores de gas.  

Ventajas: estos aparatos son de los más económicos (otra cosa es su consumo energético). Los focos enfrían muy lentamente, así que con su calor residual se puede acabar de cocinar un plato.
Desventajas: consumo elevado de electricidad en comparación con otros tipos de placas, eficiencia energética inferior a las vitrocerámicas (exceptuando las de gas). Mucho más lentas para calentarse y enfriarse, hay que esperar más para limpiarlas. En estos momentos se pueden encontrar modelos a partir de 115 euros.  

Consideraciones sobre placas vitrocerámicas
Fáciles de limpiar.  

Soportan grandes pesos.  

Resisten a los golpes y choques.  

El coeficiente de dilatación térmica es 90 veces menor que el del vidrio normal y 190 veces menor que el del acero inoxidable.
Son seguras. El calor se limita a la zona del quemador y unas luces integradas en la placa avisan que la placa está aún caliente.
El consumo energético de las placas de inducción es inferior que el de las placas vitrocerámicas, eléctricas de resistencias o halógenas, gracias a la reducción de los tiempos de cocción.  

Inconvenientes:
Se necesita una batería de cocina diseñada específicamente para estas placas, no se pueden usar utensilios de acero inoxidable y su base debe ser plana.  

Se rayan con facilidad y si algunos alimentos (como el azúcar) caen encima del foco cuando está siendo utilizado, hay que limpiarlas rápidamente.http://revista.consumer.es/web/es/20050101/economia_domestica/  

  

Dimensiones.  

La cocina preferiblemente debería tener un sistema flexible, esto quiere decir que sea ajustable dependiendo de las necesidades del usuario o de las diferentes actividades que se realizan en la cocina, para que no se generen así accidentes o lesiones.  

–          Ancianos  

–          Personas con movilidad reducida o sentadas (sillas de ruedas)  

–          Adultos  

  

Zonas de Paso  

Las zonas transitables preferiblemente deberían tener espacio suficiente para que personas con menor movilidad (andadores) o en silla de ruedas (estandar 120 x 70 cm), puedan girar en 180° y trabajar cómodamente, para esto el espacio mínimo es de 133 x 90 cm, y el diámetro de giro es de 170 x 210 cm.  

Alcances y alturas de trabajo  

–          Para trabajos pesados (amasar), la altura de la superficie de trabajo debe estar entre 20-30 cm  bajo el codo     flexionado, mientras que para trabajos ligeros (cortar verduras) la altura recomendable se reduce a 5-10 cm bajo el codo.  

–          Distancia entre superficie trabajo y parte inferior de muebles altos: aprox. 30 – 40 cm.  

–          Para usuarios de silla de ruedas la altura de la parte inferior de la superficie de trabajo debe estar 20-25 cm sobre la altura del asiento.  

–          Altura confortable para la superficie de trabajo (encimera):  

Usuario silla ruedas:  70 – 75 cm  

Adulto:                            90 – 95 cm  

Anciano:                         85 cm  

En sistemas flexibles (ajustables): Altura ajustable entre 65 y 95 cm  

–          Profundidad encimera:   

 La profundidad mínima para que sea practica es de 60 cm.  

–          Altura máxima para un alcance confortable:  

Usuario silla ruedas:  120 -140 cm  

Adulto:                            160 -170 cm  

Anciano:                         50 -160 cm  

–          Muebles altos – altura:  

Usuario de silla de ruedas: 120 -140 cm  

Adulto:                                       160 -170 cm  

Anciano:                                   50 -160 cm  

–          Muebles bajos:  

Altura mínima de alcance: 40 cm  

Puertas con anchura máxima de 30 cm y con ángulo de apertura de 180º para facilitar el acceso.  

Espacios:  

–          Lavavajillas   

Profundidad entre 100 y 120 mm.  

La parte inferior debe situarse a una altura sobre el suelo entre 40 y 75 cm.  

Ubicar los sifones y desagües lo más próximo posible a la pared.  

Preferiblemente con grifería de mono-mando.  

–          Placa de cocción o cocina  

Distancia libre recomendada a cada lado de la placa: 40 cm.  

Espacio recomendado entre fregadero y placa de cocción: 80 – 100 cm.  

–          Horno  

Preferiblemente a la altura de los ojos.  

Instalarse sobre la superficie de trabajo o integrado en los muebles y cerca del refrigerador.  

–          Armarios  

El ancho máximo de las puertas es de 30 cm, para no estorbar al abrirlas y abrirse hasta 180° si es que no son puertas correderas.  

El máximo de profundidad de las repisas es de 30 cm.  

–          Refrigerador    

La puerta debe abrirse hasta los 180°.  

–          Cocina en doble línea o paralelo  

Los mesones deben estar distanciados como mínimo a 120 cm.  

 Algunos referentes inspiradores  

 medidorspaguetis.jpg  

   

  

  

OTROS LINKS:  

“Guía Sibarita”
Electro Lux – Libero Line
“Decoesfera”    

“Decoración 2.0”    

“Domkyo”   

http://hogaresaccesibles.org/pdf/ergonomiacocina.pdf

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: