Chile, país de materias primas

Actualmente, Chile se encuentra en un punto en el que disfruta de las ganancias de su comercio exterior, exporta un sinfín de materias primas para una infinidad de usos, pero se ha quedado estancado en ese mismo papel, como proveedor de materias primas. En cambio, muchos países han encontrado en Chile un buen mercado, ya sea por lo novedoso de sus productos, porque están de moda, o simplemente porque nuestro país no tiene nada parecido que vender en su propio mercado.

Por otro lado, Diseño se encuentra en una situación en la que existe una gran variedad de proyectos y buenas propuestas en casi todos los ámbitos donde es aplicable, pero que se percibe como algo “desordenado” ya que no tiene una identidad del todo clara, no hay presente un nexo que los una como parte de un todo, o  una raíz notoria (cultural, gráfica, etc.) en común. Por lo mismo, la gran mayoría de las personas ven a esta disciplina como algo elitista y alejado de la realidad nacional, y principalmente, de su realidad particular, su día a día.

Retomando el tema de las materias primas, un producto que va de la mano con éstas es la artesanía. En Chile, es muy variado en cuanto a materiales y procesos de fabricación, desde la tradición de campo hasta métodos más elaborados, lo que llama la atención de compradores extranjeros por ser algo novedoso, pero no pasa a ser algo más significativo, sólo se queda encasillada como un “souvenir” de algún lugar “remoto y pintoresco”.

Aquí es donde nuestra disciplina puede aportar significativamente, ya que puede generar productos exportables y rentables en vez de “adornos decorativos”. A partir de estos procesos ancestrales, se puede generar una real innovación en algún ámbito, la que de ser exitosa, generará un producto de uso universal, exportable a otros mercados y útil en otras realidades, al mismo tiempo que se rescata una “sabiduría popular” que de otra manera se habría perdido lentamente.

También por medio del diseño, se puede eliminar la brecha entre el diseño de vitrina y el diseño cotidiano, con el que una persona se sienta cómoda para utilizar en su hogar y sea algo que facilite, en vez de complicar, su vida. Sin mencionar que el Diseño Chileno casi no tiene presencia a nivel mundial, existen ejemplos aislados, pero no están conectados entre sí por medio de una identidad o gráfica característica que los presente al mundo como algo chileno.

Se dice que Chile es un país a pasos de convertirse en desarrollado, lo que es cierto a medias. No se puede negar que nuestro país ha alcanzado un buen nivel económico y una gran estabilidad tanto política como económica, lo que es una buena base para el progreso. Se tienen todas las materias para hacerlo, pero hace falta agregarles “valor” a nuestras exportaciones, en vez de exportar commodities, deberíamos exportar productos (por ejemplo, en vez de exportar cobre deberíamos vender alambre de cobre o tuberías), y por medio del diseño, asignarles un valor tanto económico como cultural.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: