Hagamos escuela, hagámoslo AHORA!

Quedan 102 días y 13 horas para el Bicentenario, están todos expectantes a llegada de dicha fecha. Si mal no recuerdo llevamos más de dos años en campaña para celebrar como corresponde éste aniversario.  Revisando si jugamos algún papel dentro de ésta celebración, me doy cuenta de que al menos existió un concurso entre diseñadores y artistas para elegir el afiche representativo, el cual tiene como imagen central nuestra Cordillera de los Andes, lo cual me es lógico y muy propio de nuestro país, sin embargo me hace cuestionar, ¿Qué diferencia tendría un afiche así hace cien años atrás? Tratando de no caer en las imágenes clásicas ni tricolores no logró diferenciarnos de otro país, creo que la interrogante esta en preguntarnos si realmente hemos avanzado o crecido. Con esto me atrevo a decir, que esperamos sentados esperando sentados la invitación para jugar nuestro papel como diseñadores

Puede ser que seamos los ingleses de Sudamérica, que nuestra economía ha mejorado y que cada vez los avances tecnológicos son mayores, pero ¿Es realmente nuestro? Creo que llegamos a un punto donde nuestra identidad quedó estancada para recolectar de afuera las buenas o deseables costumbres y creer hacerlas propias, para luego después  de algunos años, pensar ser superiores a nuestros vecinos. Llevándolo un poco más a nuestro campo, trato de compararnos con países como Brasil y Argentina, en los cuales he visto una tendencia marcada en el ámbito del diseño, y sobre todo muy rescatable, pero vuelvo a Chile y la idea es muy difusa. Desde que decidí convertirme en diseñadora PUC, sin saber mucho más allá del nombre sinceramente, creía tener un sello especial, pero con el tiempo me ha sido difícil encontrar un argumento convincente que nos destaque.

Intentaré extrapolar mi experiencia de lo que conozco como diseño a nivel nacional, la cual comenzó a tomar sentido en la semana de la NoEscuela que vivimos el año pasado, creo que fue la instancia donde realmente sentimos lo que lleva el diseño, más allá del hacer. Pero esa semana termino, y todo volvió a ser como antes, dominados por arquitectura nuevamente y encerrados en nuestra burbuja y rutina de taller para luego volver a nuestras casas. Con esto no busco una crítica, sino dar cuenta de que el diseño si esta en nosotros, el problema es que nos hemos quedado con el título y creemos que con eso es suficiente. La instancias están, tal como fue Enedi en año pasado, evento exclusivo para los diseñadores chilenos y en el que nuevamente no hemos participado, existen talleres hechos por los mismos alumnos para intercambiar conocimientos, pero estamos tan ocupados o cansados que pasamos por alto y de nuestros computadores criticamos la situación.

Necesitaba vincular lo que ocurre con nosotros mismos como diseñadores, y sobre todo los estudiantes, ya que como muchos dicen, somos el futuro de Chile, aunque creo que más que eso somos el presente y es ahora donde hay que actuar y cambiar, ya que al igual que la sociedad chilena estamos estancados en lo que creemos que somos y con eso nos conformamos. Por un lado cómo habitantes, el creernos superiores y quedarnos con los números, nos hace pensar que todo esta bien y basta, pero si nos damos cuenta no hay más instancias que nuestras fiestas patrias y fechas específicas donde nos ponemos la camiseta, pero la verdad es que si dejamos de continuar con el afán de parecernos al resto e intentamos ser lo que somos, será mucho más propio y esa identidad difusa y atemporal tratada en un comienzo, se podrá convertir en otra viva y rica en cada uno. Los mismo sucede con el diseño chileno, nos falta tomas las instancias que existen y hacerlas propias, creernos y tratar de superarnos, dejar de creer que con el título es suficiente y no sólo como escuela, sino entre todos los diseñadores intentar compartir, ya que esta especie de rivalidad entre escuelas, muy parecida a la de Chile con sus vecinos nuevamente, nos hace imposible pensar en una identidad y unidad al momento de crear nuestra imagen.

Con esto creo retomar la idea de que estamos esperando sentados la invitación para jugar nuestro papel como diseñadores, dedicándonos a criticar más que avanzar, siendo que costumbres e instancias nos sobran como chilenos pero las estamos dejando pasar ya que nuestra vista esta afuera, así que podemos pedir, a donde queremos llegar si no hacemos algo al respecto. Concluyendo, creo que el diseño en chile, sí existe, pero somos egoístas y no lo estamos dejando salir, quizás por rivalidad, por miedo o peor aún por simple comodidad, por la idea es levantarnos de la silla a esperar la invitación y tomar más allá de nuestras raíces, lo que somos hoy en día y sacarnos partido.

Jo

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: