A04 | Leyes de la simplicidad

María Fernanda Binvignat;  Comunidades Sustentables

Pilar Figueroa – ¿La sustentabilidad como un concepto de lujo?

Ensayo MarIa Ignacia Mardónez

Sustentabililililidad C.Reyes

Ensayo – Ignacio Pérez

EnsayoSimplicidad Alexandra Montoya

Ensayo Trinidad Poirot

Ensayo Melina Pedraza

ensayo constanza fuenzalida

SOBRE LA RESPONSABILIDAD DE DISEÑADORES

JAlfaro_Ensayo

Ensayo Gracia Morande

Ensayo Itzá Maturana

Javiera Valle Toro:    Diseño Sustentable- Qué Merece Vivir y Morir

Ensayo Paola Costa

Ensayo Ignacia Castillo

ensayoMT.Heim

Ensayo Simplicidad – María José Ramos

El verdadero sentido de sustentabilidad – Weichi He

Ensayo D. Baus

Ensayo Jacinta Darraidou

Ensayo Isabel Ibáñez

Condicionantes de la sustentabilidad B.Huber

Una simpleza mal entendida

Camila Correa Mitrovic

La simpleza, según John Meada, se alcanza a través de métodos de reducción bien pensados. Él plantea tres pasos a seguir para lograrla: “shrink, hide, embody”, y utiliza como parámetros lo simple que uno puede hacer el objeto y lo complejo que debe ser. Además, plantea formas de organización de nuestros bienes, para lograr mayor orden armando grupos y priorizar de acuerdo a su importancia. Pero, ¿son realmente estos pasos caminos para obtener la simpleza? ¿Es la tecnología un medio para adquirirla? ¿Es acaso alcanzar la simpleza el fin adecuado para el ser humano?

A diario nos vemos rodeados de centenares de aparatos tecnológicos como televisores, computadores, automóviles, reproductores musicales, y todas ellas facilitan nuestras vidas. Los tiempos en distancia y comunicaciones se han reducido, todo esto superando infinitamente nuestras capacidades humanas. Por ejemplo, un aparato como el teléfono celular, que no mide más de 10 centímetros, me permite comunicarme con personas en cualquier lugar del mundo en tan solo un instante.

Pero al mismo tiempo, hemos generado un sin fin de nuevos problemas, necesidades y complicaciones que están adjuntos a todos estos nuevos aparatos tecnológicos y redes comunicacionales. Debemos cargar nuestros teléfonos y computadores a diario, llevar el auto a la revisión técnica, tener wi-fi, etcétera, y a su vez estas cosas necesitan de otras y generan otras necesidades adicionales. Tomemos el ejemplo de contactarnos con nuestros amigos. Facebook es una de las múltiples plataformas que nos permiten alcanzar este fin, pero para poder acceder a esta red, se necesita de Internet. Al mismo tiempo, para tener Internet necesitamos de un computador o un teléfono celular, y para tener cualquiera de los dos debo tener electricidad.  Todo esto debe ir acompañado del conocimiento para hacer uso correcto de todas estas herramientas.

¿Acaso es esto un proceso simple? Obviamente es más fácil y más rápido comunicarse a través de Facebook o el teléfono celular, pero estos métodos son increíblemente más complejos que una conversación entre dos personas, sin medios que se interpongan. Además, con cada cosa nueva hay una serie de conocimientos que son necesarios adquirir para poder usarlos, en adición a todos los elementos que vienen con éste. Es tanto, que la gente mayor o de tercera edad no puede adaptarse a los cambios y se va quedando “atrás”.

En este sentido, una vida simple es una vida despojada de objetos complejos, más básica, pero al mismo tiempo más difícil, sacrificada y lenta. A diferencia, por ejemplo, del hombre de la caverna que para obtener comida cazaba a un animal con pocos medios, pero con mucho esfuerzo y sacrificio. Hoy en día, tan sólo hay que ir al supermercado para obtener un pedazo de carne, entre una variedad inmensa de productos. Ahora, tenemos la posibilidad de elegir lo que queramos y cuando queramos. Ciertamente es más rápido y cómodo, pero no por eso más simple. Para obtener ese pedazo de carne estuvieron involucradas cientos de personas que conforman una red sumamente compleja de producción, distribución, almacenamiento, etc.

Por eso, aceptando nuestra condición de seres cada vez más complejos, es necesario hacernos cargo de las consecuencias de nuestro desarrollo para no afectar a las generaciones futuras. ¿Cómo logramos esto? A través del diseño sustentable.

El concepto de sustentabilidad promueve una nueva alianza naturaleza-cultura fundando una nueva economía, reorientando los potenciales de la ciencia y de la tecnología, y construyendo una nueva cultura política fundada en una ética de la sustentabilidad —en valores, en creencias, en sentimientos y en saberes— que renueva los sentidos existenciales, los mundos de vida y las formas de habitar el planeta Tierra. [1]

A diferencia de lo que plantea Maeda, la simpleza no es el fin que hay que tener en mente al diseñar, sino la sustentabilidad de lo diseñado. Obviamente, esto no quiere decir que los pasos que postula el autor (SHE) no sean útiles, pero son insuficientes.

Asumiendo que nuestras vidas no se simplificarán más y que el desarrollo tecnológico alcanzado no retrocederá, tenemos que encontrar una solución que permita mantener la complejidad existente y su posible desarrollo sin vulnerar los recursos y el medio ambiente para las generaciones siguientes.

Para lograr esto, hay que partir por dar a conocer el nivel de complejidad de las cosas, todos sus procedimientos y alcances, recién ahí podemos replantearnos el deber ser de nuestro desarrollo tecnológico, económico y social. Para finalmente orientar nuestro comportamiento hacia lo sustentable. La tarea del diseño, entonces, no es sólo ocultar la complejidad de un Ipod a través de su tamaño e interfaz, por ejemplo. Si no que también hacerse cargo de las consecuencias que traerá su distribución y uso al medio ambiente.

Por lo tanto, la descripción de simpleza de John Maeda no es más que superficial,  ya que él busca una reducción aparente de la complejidad de las cosas. Sin embargo, es bastante ingenuo pensar que por esto nuestras vidas son más simples. Es probable que el que quiera vivir de esa forma, deba hacerlo despojándose de herramientas y medios para acercarse a una vida más natural. Con la tecnología nuestras vidas se alejan de esa esencia natural y se vuelcan a necesidades creadas por el mismo hombre, creciendo así la complejidad del diario vivir. Tomando en cuenta todo esto, debemos comenzar a hacernos cargo de nuestra casi inviable simpleza y asumir que la tarea es diseñar para el presente y el futuro, o sea, de manera sustentable.


[1] (3) Manifiesto por la vida. Por una ética para la sustentabilidad, en Revista Iberoamericana de la Educación, no. 40, OIE, enero-abril 2006. En internet: http://www.rieoei.org/rie40a00.htm#1#1

Ensayo Anastassia Wilhelm

Simplificación y diseño sustentable

Ensayo Isidora Maturana

Ensayo_Maturana Isidora

Diseño Sustentable:  Ensayo Javiera Garcia

Ensayo Alejandra Uriarte

Ensayo Javiera Salas-Rivera

La sustentabilidad desde el reducir y organizar

Ensayo María Soledad Hidalgo:

Diseño y sustentabilidad.

Ensayo Ana Ibañez:

Sustentabilidad y Simplicidad

Ensayo Magdalena Palma:

La Simplicidad Vende

Ensayo Diseño Sustentable Victoria Rojas Vera.-

Ensayo Victoria Rojas

ensayo taller sebastián albornoz

Diseño en la sustentabilidad

Fernanda Godoy G.

Hace unos días, fui a comprar al Starbucks un pie de berries para llevar. Mientras me lo comía en mi casa, noté que la bolsa en la cual me lo habían dado, tenía a un costado escrito USE, REUSE, REUSE, REUSE, REUSE, REUSE, RECYCLE. Esto llamó inmediatamente mi atención y me gustó tanto el método de como entregaban el mensaje que me motivó a guardar la bolsa para usarla en otra ocasión. Me dieron a entender que reusar es también reciclar.

Es porque lo veo desde el punto de vista de una diseñadora que puedo inferir que la persona que diseñó la gráfica impresa en la bolsa de papel reciclado (parte de la política de la empresa, apoyar el reciclaje) se preocupó de alguna manera de que la bolsa no sólo cumpla su función principal, que es transportar los productos adquiridos en el Starbucks, sino que también de qué otra forma iba a seguir siendo utilizada.

Este es uno de los tantos ejemplos de como el diseño aporta a la sustentabilidad. Si bien, en este caso, sólo consiste en un mensaje impreso, es suficiente para crear conciencia e informar al público de como a través de sus acciones puede contribuir al reciclaje.

Pero, ¿qué es la sustentabilidad? Según Brundtland es el:

“Desarrollo que permite satisfacer las necesidades y aspiraciones del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades.” [1]

Cuando habla de necesidades y aspiraciones, entendemos que se refiere a todos los aspectos en relación a lo social, ambiental, económico y cultural que nos concierne como seres humanos. En cuanto a lo social, tener en cuenta el problema de la sobrepoblación que va muy de la mano al tema de la hambruna. En cuanto a lo ambiental, velar por la preservación de la biodiversidad y distintos ecosistemas; al mismo ritmo que crece la población, se hace un mayor consumo de los recursos naturales, los cuales son finitos y muchos de ellos son lentos de renovar, además las industrias liberan residuos contaminantes en sus procesos productivos que generan graves impactos en el medioambiente, muchas veces destruyéndolo. En el aspecto económico, existe una preocupación por encontrar el equilibrio entre el desarrollo de una empresa y el impacto que esta generará a través de sus acciones productivas sobre el medioambiente y la sociedad. Finalmente sobre lo cultural, se debe incluir y aceptar la diversidad además de la identidad de las personas.

Bajo estos aspectos, el diseño tiene algo que decir y aportar. Si un diseñador toma el papel de mediador entre las acciones de un cliente y un problema, necesidad, producto o sistema, debe aceptar la responsabilidad de proponer una solución coherente con el tema de la sustentabilidad. Somos nosotros los que a la larga les estamos brindando las soluciones a estas necesidades que son las que a fin de cuentas afectarán de manera positiva o negativa al mundo entero.

Cuando John Maeda habla sobre la simplicidad nombra dos leyes, la de reducir y la de organizar. La primera dice que para alcanzar la simplicidad en las cosas es importante tratar de eliminar lo que lo hace complejo o eliminar algunas funciones que no son tan necesarias. La segunda se refiere a que para alcanzar el éxito a largo plazo sobre algo complejo, se debe tener una organización efectiva.

Estas leyes van muy ligadas al tema de la sustentabilidad, y se deberían tener en cuenta a la hora de diseñar. Por ejemplo, en una empresa se podría presentar un proyecto de diseño donde se simplifique un proceso productivo, alguna solución que implique organizar o reducir la energía utilizada (por ejemplo la electricidad y agua). Así, se podrían abaratar costos productivos, llegar a utilizar menos recursos naturales, repercutiendo así en emitir menos desechos contaminantes al medioambiente y respetar los derechos humanos básicos, como el de vivir en un ambiente saludable.

Esto también se puede aplicar al producto, si se idean diferentes alternativas a su producción. Se puede lograr viendo alternativas de materialidad; como cambiando las materias primas utilizadas por otras que provengan de recursos de renovación rápida (para que así se logre que la demanda del producto no sea mayor que la cantidad que se puede producir dada la cantidad de recursos), más baratas, degradables o recicladas.

La realidad de las bolsas plásticas es que “tardan alrededor de 400 años en descomponerse y sólo reciclamos el 10%”[2]. Esto contrasta con el caso de la bolsa del Starbucks, está 100% hecha por materiales reciclados, y se puede corroborar no sólo por su aspecto sino porque también está impreso en la bolsa. Esto implica que para cuando ya no sirva, será fácilmente reciclada.  De esto se desprende el deber del diseñador de planificar todas las fases de vida del producto, desde su producción hasta su desuso y en el mejor de los casos su reciclado.

Otro ejemplo es el proyecto Chulha realizado por la empresa Phillips Design. Este consiste en una cocina basada en el modo de cocinar que tienen dentro de la cultura india, otorgando un sistema más seguro, económico y saludable a las personas.

El diseño busca solucionar el problema que tenían las personas al cocinar en sus casas. El sistema anterior consistía en cocinar sobre un fogón dentro de la casa, práctica que muchas veces terminaba en incendios, personas enfermas por la inhalación de humo y en altos gastos por combustible (leña y otros).

Además de brindar soluciones prácticas y efectivas a las personas (gracias a su forma simple y organizada), el producto solucionó un problema social, ya que apuntaban al sector más pobre de la población india, respetando al mismo tiempo las costumbres de esta cultura; de ahí también el éxito de este producto.

Si de alguna manera se puede aportar al progreso de la humanidad y calidad de vida de las personas y futuras generaciones, el rol del diseño en el tema de la sustentabilidad no debe ser tomado a la ligera, y más aun, si el diseño, existe para mejorar la vida de las personas. La forma en como a través de una gráfica impresa en una bolsa, como en el caso de la del Starbucks, bastó para que una persona tomara conciencia y la guardara para usarla nuevamente, poniendo en práctica el reciclaje. El estudio de las costumbres culinarias de una cultura, llevó a un producto que mejoró la vida de muchos, sobre todo de gente con pocos recursos. Hay muchas oportunidades en donde se puede aplicar el diseño sustentable para mejorar la vida de las personas y el medioambiente. Esta es una tendencia que cada día cobra más relevancia debido a los problemas globales que van en aumento, que de a poco nos están pasando la cuenta y ya no se pueden dejar de lado para que otros los solucionen. El porvenir de las futuras generaciones dependen de nosotros.


[1] Brundtland, Gro Harlem, Our Common Future: From One Earth to One World, 198, pág. 16

[2] Comentario de Ainhoa Martín Emparan en su artículo “Ecodiseño: El boom de las bolsas sustentables” – expuesto en FOROALFA.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: