Diseño como herramienta para el desarrollo del País.

El diseño es inevitable, se encuentra en todas partes desde la aparición del hombre en el mundo, ya que éste está constantemente innovando, creando, DISEÑANDO. Pero es hace poco que se toma en cuenta como una disciplina seria y necesaria cuya función es mejorar la calidad de vida de toda la gente en sus múltiples aspectos. Sobre todo en Chile y otros países menos desarrollados se ha demorado en marcar presencia y hacerse valorar por ser una carrera poco tradicional, más moderna y difícil de comprender para muchos, además de los conceptos erróneos que tiene la mayoría de la gente sobre lo que realmente significa y todo lo que es capaz de abordar.

Chile es un país en vías del desarrollo al igual que la disciplina de diseño que se ejerce en éste. Ambos puntos están muy relacionados, ya que el diseño es una herramienta esencial para el desarrollo del país. El diseño es el factor principal de la humanización innovadora de las tecnologías y el factor crítico del intercambio cultural y económico para que Chile se inserte en un mundo globalizado.

En Chile están surgiendo bastantes iniciativas de diseño emergente, pero una de las más comprometidas con desarrollar el potencial que ofrece Chile en su totalidad es Chile un país de Diseño. Ellos plantean que un diseño capaz de traerle valor a las ofertas que las empresas latinoamericanas lanzan a los mercados mundiales resulta una provocación para que los jóvenes diseñadores se transformen en protagonistas del desafío que significa hacer de Chile un país de Diseño.

Sumándose a esto, hay que tomar en cuenta que Chile se encuentra ante el dilema de consolidarse como un exportador de commodities o de transformarse definitivamente en un generador de valor. Y ahí es donde vemos la oportunidad: el diseño está presente en los espacios en que se mueven los clientes, como identidad y como producto y por ello es también una oportunidad de introducir la profesión del diseño en el mundo empresarial.

Nosotros como diseñadores ejercemos un papel muy importante dentro del país, ya que tenemos el deber de promover el desarrollo del diseño, la innovación y la gestión, como herramientas incentivadoras del emprendimiento, la invención de nuevas ofertas e identidades para las empresas, además de nuevos productos y servicios para los exportadores que requieren insertar sus productos y marcas en los mercados globalizados. Es decir, el diseño es el espacio privilegiado para agregarle valor a las ofertas que las empresas chilenas lanzan a los mercados mundiales.

En conclusión, el diseño puede ser visto hoy como una herramienta estratégica de desarrollo y es aquí donde nosotros nos convertimos en los protagonistas centrales del desafío y la oportunidad que supone hacer de Chile un país inserto en la globalización, comprometido con producirle valor al mundo. Dándole el valor que se merecen a nuestros propios productos que además, debido a nuestra geografía son de una gama muy variada, lo que le otorga un peso agregado a nuestras exportaciones, podremos crecer como mercado, abrirse cada vez más a nuevas oportunidades, innovar y mejorar la calidad de vida de nuestros propios habitantes y la del mundo entero.

María Eugenia Chadwick

Anuncios

El Diseño como Elemento de Desarrollo, Innovación e Identidad

El diseño en Chile se presenta cada vez con más fuerza como una herramienta esencial para el despegue del país, promoviendo a través de este el desarrollo conjunto del diseño social y la economía. El promover al diseño como disciplina que contribuye directamente al desarrollo y la productividad del país no es tarea fácil. Los diseñadores tenemos el difícil rol de crear un fuerte impacto en los ámbitos del gobierno y las empresas. Hay que tener claro que para tener innovación hay que tener diseño. Hay que pensar en el diseño como una herramienta estratégica más que como herramienta de productividad, tanto a nivel empresa como a nivel país. Muchos países actualmente tienen un gran impacto mundial tanto en lo económico como en lo industrial, y han adoptado el diseño como estrategia para alcanzar sus logros.

Tenemos claro que para un correcto desarrollo debemos contar con el diseño como eje estratégico fundamental. Chile es en este minuto es una de las potencias en Latinoamérica, y el diseño a nivel país esta siendo cada vez mas valorado .

Pero ¿Cómo abarcamos desde el diseño, lo que somos como país y lo que nos define y distingue del resto para alcanzar a ser un país desarollado e innovador? ¿Cómo podemos hacer del diseño chileno un reflejo de lo que somos? ¿Cómo demostramos que tenemos algo potente que decir y que tenemos una fuerte identidad que nos mueve como chilenos diseñadores? Observarnos a nosotros mismo puede ser el punto de partida, partir de nuestras raíces y nuestros comienzos, mirar nuestros propios problemas y generar respuestas que nos identifiquen y nos desmarquen del resto del mundo.

Los diseñadores tenemos una utilidad y un valor, y debemos generar una mayor conciencia sobre la importancia de un difuso y muchas veces mal entendido valor del diseño y su aplicación a nuestra realidad nacional.  El diseño en Chile debe concentrarse en el hacer y demostrar en forma concreta el valor final entre el aplicar diseño o no a nuestra sociedad. El diseño debe trasformar en una herramienta valor para el país, en construir identidad día a día a través de nuestra profesión. Abarcar el diseño en torno a nuestra identidad significa tener claro lo que somos, de adonde venimos, forma parte de nuestro diario vivir y de nuestro diario de desarrollo como personas chilenas en un entorno Chileno. Esta identidad establece nuestros comportamientos propios y para con las demás personas, nuestra forma de actuar y pensar, nuestras costumbre, modismos, etc. La identidad pasa a ser nuestra carta de presentación ante nosotros mismos y el resto del mundo y debemos defenderla. Gabriel Valdés expone una idea espeluznante en su libro “Una aproximación a la globalización y sus efectos en la identidad nacional y la defensa nacional”:  [Parece que en Chile todo está en venta al extranjero, en circunstancias que una nación requiere cuerpo, instrumentos y servicios propios]

El diseño tiene como tarea rescatar esa identidad que nos une , define y diferencia del resto, así se podrá entender también lo que nosotros mismos buscamos, queremos y deseamos. El entendimiento de la identidad, podrá determinar formas y funciones que determinados diseños deben adquirir para ser clasificados como productos Chilenos con carácter Chileno.

El diseño esta en todo y hay que tener en cuenta que para innovar hay que necesariamente tener diseño. Sin dejar de lado nuestra identidad y así podremos alcanzar un mayor desarrollo tanto político como cultural.

Paulina de Bourguignon.

CHILE, UN PUNTO EN UNA SOCIEDAD GLOBAL

 En las últimas décadas el diseño ha tomado parte fundamental en el mercado mundial. Ya sea como una forma de marketing, de renovar recursos, innovar entre otras. Todas estas formas de diseño van ligadas directamente al usuario al que van dirigidos; para que el diseño tenga coherencia con su destinatario hay que tener clara la identidad de este.

Chile es un país influenciado por las potencias mundiales a nivel económico y social, lo que ha incidido en la identidad de los chilenos. Por una parte esta identidad ha sido fácil de adecuar ya que carece de bases que la hagan rígida. Nuestro país ha sido formado en su mayoría por inmigrantes, y rodeado por países con una fuerte identidad cultural, lo que hace aún más difícil que Chile forme personas con un carácter nacional típico o costumbres que sean propias sin ser influenciadas.

La realidad país de este momento se puede decir que esta enfocada en ámbitos que por falta de información son alejados al diseño. A pesar de que el diseño esta presente diariamente en nuestras vidas, el manejo de los proyectos no se basa en este pensamiento, sino que se privilegian otras áreas que a primera vista pueden parecer más rentables.

Para sobresalir en diseño es necesario innovar, pero qué pasa cuando no hay bases firmes en las cuales inspirarse para esta innovación. El caso de Chile es este, si no sobresale no es por falta de talento sino por falta de motivación y de una educación con cultura chilena. Hasta ahora se han privilegiado las costumbres copiadas; lo que sin duda es una falta de innovación que hace retroceder a nuestro país en el diseño.

 Si como chilenos respetáramos y apreciáramos más nuestra identidad cultural podríamos sacar más provecho de esta para crear de una forma llamativa y reconocible como propia. Nuestro país esta lleno de beneficios naturales, somos un gran productor de materias primas. A pesar de que estas mismas materias si fueran procesadas y pensadas como un producto y no sólo como una parte de este, tendrían un valor agregado mucho mayor. Esto podría impulsar la industria chilena, solucionando muchos problemas económicos y sociales. El impulsar las PYMES con una mirada desde el diseño traería sin duda muchos beneficios a los chilenos.

Tenemos que pensar con una mirada interna, para qué comos buenos, qué es lo que más producimos y consumimos, y que aspectos de nuestra identidad son rescatables para desarrollar. No tiene caso que nos enfoquemos en el tipo de desarrollo generado por otros países si es que eso no tiene coherencia con la realidad que se vive en nuestro país. Si Chile es un gran productor de vinos, por qué va a tratar de producir autos; son los sin sentidos de la industria lo que nos hace perder parte de nuestra identidad y lo que frena el desarrollo del diseño con carácter.

 Chile consume, pero no hay motivo para ver esto como algo malo. ¿Por qué no por medio del diseño hacemos que consuma de una manera informada? Si la realidad mundial nos guía hacia la globalización, la decisión más pertinente es diseñar para destacarnos dentro de este comercio global, hacer deseable el producto chileno por medio de un diseño bien logrado.

Vale Gumucio

Diseño entrometido

Todos los sábados, le doy al menos una ojeada a la revista vivienda y decoración del Mercurio. Por el título, obviamente espero encontrarme con artículos relacionados al tema, pero aún así, cuando leo la sección de diseño, siempre me da la impresión que sigue insistiendo en lo mismo de siempre: “chorezas”. Comencé a sentirme así, cuando empecé a entender que el éxito de esta disciplina esta justamente en ser “metete”, y por supuesto mucho más metete que lo entretenido o novedoso que pudiese llegar a ser cualquiera de los objetos publicados en esta revista. Aprendí que es una profesión entrometida con los “asuntos que no son de su incumbencia”. Asuntos tan ajenos como la salud, las comunicaciones, la necesidades de la minoría, el placer, la educación etc…

Este entrometimiento es el punto de partida del diseño, por que esta disciplina tiene como objetivo solucionar empáticamente problemáticas de necesidades humanas. Y bueno necesidades hay en todos lados. Pero ¿que es lo que hace posible que es diseño se entromezca ?El diseño puede entrometerse por que en la formación disciplinar, se ejercitan habilidades que se necesitan para desarrollar diferentes ámbitos.

La primera habilidad necesaria para diseñar es la observación, la detección de oportunidades. Para que Chile crezca, se fortalezca y desarrolle, es necesario generar mercado. Para generar mercado es necesario generar industria. Para generar industria es necesario emprender un producto y para esto es necesario un buen diseño de este producto. El diseñador esta entrenado, para detectar oportunidades en las cuales innovar. Otras disciplinas, también tienen este entrenamiento, pero la diferencia está en que el diseñador acompaña al producto en todo su proceso evolutivo. Su identidad, usabilidad, interfaz, etc…

Esta habilidad no ha sido ejercitada desde los inicios de este carrera, pero en la actualidad le permite al diseñador ascender y dejar de ser la disciplina auxiliar o secundaria que amonoma al producto. Esta labor artesanal ya no es su principal norte.

En Chile, precisamente, nuestra oportunidad de consolidar nuestra imagen país esta básicamente en las materias primas. Y es diseño es un factor ideal para lograr hacer que nuestro país se consolide como uno de los líderes en la exportación de alimentos. Pero no alimentos en bruto, sino que en la elaboración de estos para materializar una identidad y generar industria.

Pero el diseño puede ser más entrometido aún. El diseño también se encarga participar como interfaz, para acercar y facilitar la interacción de la gente con medios, objetos y espacios. Esto entonces, lo pociciona como un perfecto jugador para la modernización del país, no solo en términos tecnológicos, sino que en estratégicos. Por ejemplo agilizando el sistema de tramites, la interacción con los medios de transporte, las comunicaciones e información etc…

En síntesis, el éxito del diseño está en gran parte en haber encontrado una buena oportunidad, la cual solo se encuentra cuando uno conoce en profundidad un ámbito.
Por que el que mucho abarca poco aprieta, es necesario que en nuestra formación como diseñadores exploremos que ámbitos fuera de los del diseño mismo nos gustaría intervenir.

Javiera Garib

¿Chile, un país con identidad?

¿Será nuestra geografía, la de un país tan largo y distante por lo que carecemos de elementos que nos unan en un sentir nacional con la misma fuerza de identidad como lo hacen los colores de nuestra bandera nacional? Chile, por el contrario de otros países del mundo, carece de elementos comunes que identifiquen sus productos como propios del país. Chile, al parecer por su larga geografía, presenta una gran variedad tanto en su gente, en sus costumbres, clima, gastronomía, etc., haciendo que no se logre definir bien una identidad o sello propio. Si no más bien, podemos observar tres tipos de identidades, las del norte, centro y sur del país.

“Identidad: Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás” Real Lengua Española.

Una identidad es lo que nos define frente al resto del mundo y a nosotros mismos. Para esto debemos comprender y analizar cada rasgo de nosotros mismos, para así poder formar una imagen que pueda ser reconocida a lo largo de todo de mundo.

Chile es un país de gran diversidad tanto geográficamente como de personas.  “En Chile, parece manifestarse toda la naturaleza. Glaciares milenarios, salares que brillan como la nieve, el desierto más árido del planeta, bosques, lagos, selvas y volcanes que lanzan fumarolas al cielo. El territorio continental del país está escenificado por la cordillera de los Andes, por el este, formado por valles intermedios, otra cadena montañosa llamada cordillera de la Costa y las planicies litorales bañadas por el océano Pacífico” (http://www.thisischile.cl/frmContenidos.aspx?SEC=258&ID=148&eje=X)

El  pueblo chileno procede de diversas culturas como la española, mapuche, aymará, etc., lo que suma a una gran diversidad. De norte a sur existen comunidades con diferentes costumbres y comidas típicas según lo que otorga la tierra y el mar. Esta multitud no homogénea nos permite construir un país lleno de riquezas tanto en su cultura como en su tradición la cual es importante de observar para obtener similitudes de identidades.

El problema que al ser un país con tanta diversidad, las personas no se sienten identificados con una costumbre en especial. Como dice la antropóloga Sonia Montecino “la gente es muy precisa en señalar que su cazuela es distinta a la del sur y ésta, a su vez, es completamente diferente a la de Chile Central”. Hoy en día lo que nos une como país y nos identifica a todos es la bandera, su color blanco, azul y rojo, los que se ocupan para identificar y representar diferentes cosas o momentos como las poleras, gorros, etc., de los partidos de la selección chilena. Estos colores que nos pertenecen a todos por igual, que nos enseñaron desde chicos su representatividad en el colegio;  el blanco de la Cordillera de los Andes, o el azul del cielo y por último el rojo que representa la sangre derramada en la lucha por la independencia.

Hoy en día Chile parece no tener una identidad muy marcada, lo que trae como consecuencia que el resto del mundo no reconozca en nuestros trabajos lo propio, lo chileno, ni se entera a primera vista de que son nacionales.

“La diversidad nunca ha sido un obstáculo insuperable para la construcción de una identidad colectiva” (http://www.integracionsur.com/actividades/LarrainIntRegionalIdentNacional.pdf)

Es  por esto que debemos encontrar e investigar que factores nos identifican como chilenos, como un pueblo entero,  para así poder darlo a conocer, innovar, transformar, entregarle un valor agregado y exportar en nuestros productos y servicios. Todo creado por medio de un lenguaje de diseño común, chileno. Hay que reenfocarse y aprovechar esta gran diversidad que tenemos ya que existe mucho material por descubrir, solo hay que saber dónde buscar. Quizás buscar en aquellos elementos comunes como podría ser la cordillera de Los Andes y agregar lo particular de cada lugar.

Carolina Machuca Eterovic

Chile:Diseño

Cuando me preguntan sobre diseño chileno lo primero que se me viene a la mente son los diseñadores de vestuario que tienen tiendas exactamente iguales unas a las otras en Patronato, son todos la copia del otro, las mismas telas, los mismos cortes,  todos con la misma idea, todos con el mismo imaginario.

Esto es una pena, Chile es un país con un increíble potencial en muchos ámbitos pero que no se ha sabido explotar, ya sea por ignorancia ya que los chilenos lamentablemente no conocen su propio país, para nuestra vergüenza los extranjeros saben más de nuestra patria que nosotros mismos, o porque no se atreven a innovar a dar un paso más allá que el del al lado. ¿Por qué?, porque los chilenos todavía tienen una mentalidad terriblemente cerrada y un espantoso miedo a la vergüenza y al fracaso, esto los frena y los deja dando vueltas en lo mismo una y otra vez, ellos mismos son su freno más grande.

Mientras no nos apoyemos y ayudemos a potenciarnos unos a otros, a crecer, a generar cambios y lo más importante si es que no logramos meternos en la cabeza que Chile sí se las puede, que sólo necesitamos creer en nosotros mismos generar confianza y así lograr todo lo que creamos en nuestra cabeza, no llegaremos a ninguna parte. La más grande traba que tenemos es pensar que todo lo que haga un extranjero, sin importar qué, va a ser mejor que lo que se nos ocurra a nosotros.

Es cierto que otros países tienen recursos mejor explotados  que nosotros pero por eso debemos extraer esos conocimientos y extrapolarlos a nuestra situación, ver las tecnologías que utilizan, etc., utilizarlas y crear nuevas tecnologías y procesos nosotros también.

En cuanto a que otra cosa se me viene a la mente en cuanto a diseño es la silla Valdés, que ha sido muy publicitada, pero dónde están las creaciones de los otros diseñadores?, en Chile la gente en general todavía no entiende que Diseño no es sólo hacer cositas bonitas para decorar, o dibujar bonito, no se toman en cuenta los diseños de los otros ámbitos, como por ejemplo en el área de las embarcaciones navieras, o que también se puede abarcar hasta el campo de la medicina, como por ejemplo diseñar prótesis y válvulas para reemplazar las defectuosas que hay en nuestro cuerpo.

Por esto deberíamos culturizarnos mucho más, investigar qué es lo que falta, qué se puede mejorar, qué es lo que aún nadie ha hecho, no quedarnos parados mirando lo que hace el de al lado y quedarnos ahí mismo por miedo a fracasar, debemos confiar en nosotros mismos y abrir nuestra mente, abrir los ojos y empaparse de las increíbles cosas que nuestro propio país tiene para entregarnos, y descubrir cuál es nuestra propia identidad y desde ahí hacernos conocidos para el mundo, porque tenemos que darnos cuenta de que NADIE más tiene lo que nosotros tenemos y eso es lo que nos hará destacar.

Constanza Kossmann.

Diseño en chile y su potencial desarrollo

No es tema nuevo el poco conocimiento a nivel social que hay en Chile sobre diseño, este generalmente se relaciona con una disciplina con un objetivo estético y expresivo, por eso mismo quiero abordar el tema considerando el Diseño como método de acción y no como método de expresión, como puede creerse para algunas personas, talvez ajenas al diseño en sí.

Entendiendo el diseño como “actividad creativa y de producción al servicio de los demás, centrada en la interacción entre el ser humano y su entorno.” (Pontifica Universidad Católica),  puede adquirir un significado y un valor para la sociedad mayor al que tiene actualmente, por esto mismo, es tarea de nosotros, los futuros diseñadores de Chile, el transmitir por medio de nuestros proyectos este mensaje a la sociedad chilena, una vez que el diseño chileno logre acoplarse en nuestro país y adquiera una identidad reconocida por las necesidades propias de Chile, este cobrará valor y será una herramienta más para mejorar la calidad del diario vivir de sus ciudadanos.

Es por esto mismo que considero que en Chile falta el considerar el diseño como método de acción, método que trabaja con necesidades reales de las personas y que propone renovaciones, cambios, innovaciones, y poder generar confianza para los demás en nuestros proyectos, demostrar que el diseño sí es una herramienta viable y útil en muchos ámbitos y necesidades concretas, y que es capaz de aportar valor a la cadena productiva nacional.

El desarrollo nacional del diseño creo que está en gran medida relacionado con el cómo pasar de la idea a lo concreto, esto tiene relación con las limitantes que posee todo proyecto, ya que la creación de diseño está muy influenciado de las limitaciones, claramente en Chile estas limitaciones están más marcadas, ya sea por razones económicas, académicas, sociales, etc, por esto mismo creo que se debe abarcar y trabajar en pos de esas limitaciones, adaptarse a ellas pero siempre guardando relación con comunicar el mensaje para lo que está siendo creado.

En el caso de Chile estas limitaciones han influido enormemente para su desarrollo, la falta de conocimiento y experiencia, más la falta de recursos industriales no están a la par con países donde el diseño ha logrado florecer destacadamente, y creo que estas limitantes son unas de las más marcadas en nuestro país, si el diseño chileno es capaz de lograr destacarse adaptándose a estas condiciones aprovechándolas, podrá lograr la identidad que todavía no ha alcanzado, ya que el diseño va más allá del proceso industrial, va con lo que logra en el accionar de las personas, en cumplir el objetivo por el que fue diseñado. Creo que esto es lo que le falta a Chile para poder desarrollar un estilo propio, que gane territorio a nivel nacional que lo conllevará a insertarse en el contexto internacional y que genere en las personas credibilidad.

El potencial del diseño en Chile todavía depende de su sociedad, somos nosotros mismos los que no hemos sabido cómo destacarnos y porqué destacarnos, no hemos sabido lo que tenemos que aprovechar para lograr evolucionar en lo relacionado al diseño y no hemos sabido cómo interpretar el diseño.

C.S